sábado, 29 de septiembre de 2012

Pompeya: el último día



Película documental.
Director: Peter Nicholson.
Actores: Rachel Atkins, Jim Carter y Rebecca Clarke.
Año: 2003.
País: Reino Unido.

Argumento: Recreación de la erupción del monte Vesubio en el año 79 de nuestra era, que provocó la destrucción de las ciudades de Herculano y Pompeya.

Suceso real: El 24 de agosto del año 79 de nuestra era, hacia las 13 horas, una columna de humo empezó a ascender del Vesubio. La población no le concedió mayor importancia en un primer momento, pues ya habia ocurrido varias veces en años precedentes. Pero esta ocasión sería diferente. Las dos ciudades más cercanas, Herculano y Pompeya sufrieron las consecuencias de la erupción volcánica, uno de los peores desastres naturales del mundo antiguo. Herculano se vio cubierta por una especie de fango formado por ceniza, lava y lluvia. La gente salió de sus casas aterrorizada, pero pocos lograron sobrevivir. Pompeya, por otro lado, sufrió primero una lluvia de ceniza y, posteriormente, de piedras lapili, unas piedras volcánicas de pequeño tamaño. Los que se quedaron en sus casas, en muchos casos, murieron aplastados al derrumbarse los techos de las mismas debido al gran peso que soportaban por todo el material volcánico que caía sobre la ciudad. Los que salieron a la calle, murieron ahogados por los vapores de azufre (trataban de cubrirse la boca y la nariz con togas, pero era inútil) o lapidados por piedras pómez de gran tamaño que caían.
El 26 de agosto la erupción cesó. La nube que cubría la región dio paso a la luz del sol y se pudo comprobar la magnitud del desastre. A 18 kilómetros a la redonda, todo aparecía arrasado. Herculano y Pompeya quedaron completamente destruidas. La ciudad de Estabia quedó parcialmente destruida, pero pudo volver a ser habitada. Éste fue uno de los mayores desastres naturales de la antigüedad. Incluso las partículas de cenizas llegaron a Egipto o Siria. También fue la primera erupción volcánica documentada. Plinio el Viejo era por aquel entonces, prefecto de la flota romana en Miseno. Al ver lo que estaba sucediendo en Pompeya, Plinio dirigió la flota hacia aquella costa. Tenía dos propósitos: rescatar a la gente que se encontraba en las playas y observar más de cerca el fenómeno. Llegó hasta Estabia donde fallecería el 25 de agosto, presumiblemente asfixiado por los gases nocivos. Su sobrino, Plinio el Joven, fue quien describió la erupción. En honor a los dos Plinios, la vulcanología reconoce las "erupciones plinianas", que son erupciones violentas que proyectan a gran altura materiales formando una especie de sombrilla.
Las ciudades de Herculano y Pompeya prácticamente han sido desenterradas intactas. Incluso se conservan las figuras de las víctimas.

Comentarios: Quizá la erupción del Vesubio y la destrucción de Pompeya sea uno de los desastres que más estimulan la imaginación de la gente. Pompeya: el último día es una de tantas producciones centradas en aquella tragedia. Producido por las televisiones públicas del Reino Unido (BBC) y de España (TVE) mezcla el documental (sobre todo para relatar todo lo acontecido con respecto a la erupción) y la ficción (las historias personales que se ven, son ficciones a partir de figuras de víctimas desenterradas en Pompeya).
Se nota en la producción el sello de la BBC. Está bastante bien realizado para tratarse de una producción televisiva. Si alguien realmente está interesado en conocer los detalles de lo sucedido aquellos fatídicos días de agosto en Pompeya, debería ver este documental, muy interesante.

Escena favorita: Toda la recreación de la erupción, que está muy conseguida, la verdad.

Calificación: 8/10.